Institucional

POSICIÓN FRENTE AL BROTE DE CORONAVIRUS (COVID-19)

Mar del Plata, 19 de Marzo de 2020.-

Dada la situación de emergencia sanitaria y la necesidad de contar con recursos que permitan enfrentar esta pandemia, es que la SOCIEDAD ARGENTINA DE CIRUGÍA DE LA OBESIDAD, ENFERMEDAD METABÓLICA Y OTRAS RELACIONADAS CON LA OBESIDAD (S.A.C.O.), se permite realizar algunas consideraciones, con el fin de contribuir con los profesionales de la salud en todas las áreas, para establecer una conducta que permita una buena administración de la infraestructura disponible.

La conducta institucional y profesional debe basarse en el análisis de las condiciones nacionales y locales las cuales son absolutamente dinámicas, y todo hace pensar que así será durante un lapso de 6 a 8 semanas.

Por un lado es aconsejable disminuir en forma significativa la circulación de pacientes y acompañantes dentro de las instituciones y en áreas de consultorio externo, razón por la cuál se aconseja evitar aquellas consultas que puedan diferirse o instrumentarlas mediante sistemas de comunicación online, recurso disponible de gran utilidad. Esto tiene especial importancia en aquellos que padecen Obesidad Mórbida, población de riesgo dada la afectación inmunológica que presentán a lo que puede sumarse Diabetes tipo 2 u otras afecciones concomitantes.

Con respecto a las Cirugías, por tratarse de una patología que no es una amenaza inmediata para la vida y, al hallarse los pacientes bajo atención médica, se aconseja diferir las mismas ya que su realización implica ocupación de área quirúrgica, internación (independientemente de la duración de la misma) y eventualmente la necesidad de utilización de área de medicina crítica y de equipos de Asistencia Respiratoria Mecánica, sumando además mayor circulación de público dentro de las instituciones.

Esta sugerencia deben estar acompañada, supeditada y definida por las características propias de cada institución, dada por la capacidad logística de cada una (recurso humano e infraestructura), además del rol que ella cumple frente a la comunidad a la que pertenece.

La preparación para una pandemia implica considerar todas las variables en juego, como ser disponibilidad de áreas específicas, gestionar el accionar del personal y los pacientes, las estrategias de prevención de infecciones y las recomendaciones clínicas.

El desafío es alinear los intereses y las preocupaciones de todas las partes. Sin embargo, creemos que estas medidas de contención son necesarias para optimizar la calidad de la atención brindada a los pacientes con COVID-19 y para reducir el riesgo de transmisión viral a otros pacientes o trabajadores de la salud.

Comisión Directiva SACO